Recuperan Tradicional barrio en San Lazaro – Arequipa

0
1033
Recuperan Tradicional barrio en San Lazaro - Arequipa

Recuperan Tradicional barrio en San Lazaro - Arequipa

Con la finalidad de recuperar los pasajes del Barrió San Lázaro, la Municipalidad Provincial de Arequipa, viene ejecutando la Puesta en Valor de los Pasajes del Barrio San Lázaro en su tercera etapa.

La obra comprende la recuperación de los pasajes Calienes, Plaza Calienes, Alameda de San Lázaro, Pasaje Ripacha, Pasaje Valdivia y Pasaje Delgado.

Esta intervención implica el mantenimiento y limpieza de fachadas, obras de restauración, restitución de elementos faltantes como cornisas, balcones, barandas, instalación de pavimento (adoquines de cemento), área verde, mobiliario urbano, postes, iluminación e instalación de bancas y papeleras.

Como ya sabe, Arequipa será sede del XIII Congreso de Ciudades consideradas Patrimonio Mundial. La Blanca Ciudad fue designada por la UNESCO en el año 2001 como Patrimonio Cultural de la Humanidad, por el carácter único de su arquitectura mestiza y su paisaje y al eño pasado fue designada como sede del encuentro de ciudades que tienen ese carácter.

HISTORIA DEL BARRIO SAN LÁZARO

La historia del barrio de San Lázaro, se remonta a hace 5,000 años antes de nuestra era, donde se asentaron poblaciones de cazadores, provenientes del altiplano y la región de Puquina, siguiendo el curso de los ríos en busca de mejores condiciones de habitabilidad, asentándose en éste valle de Arequipa. Las evidencias arqueológicas encontrados en San Lázaro, demuestra la presencia de Collas, Lupacas, Tiahuanacos, así como de Yarabayas, Carumas y Ubinas.

Las primeras ocupaciones hispanas, probablemente acontecieron entre 1534 y 1535 cuando se desplazaban hacia el sur, utilizándose al asentamiento como puesto de avanzada; pero las evidencias documentales más tempranas datan de febrero de 1537 y están referidas a la llegada de Diego de Almagro al lugar proveniente del reyno de Chile, bautizándola con el nombre de San Lázaro y donde construyó un rústica ermita (la primera de la ciudad).

Fundada la ciudad e Instaurada el sistema colonial, con la visita del Virrey Toledo, San Lázaro y Santa Marta fueron convertidas en “reducciones”, es decir en asentamiento de indios, los cuales tuvieron un importante papel en la economía de Arequipa, prestando servicios a los mesones, caminos y tambos; también fueron lugares para el acopio de leña, yareta, ccapo y carbón, que se utilizaba en panaderías chicherías; en San Lázaro se asentó la población que dedicaba a toda clase de oficios que atendía las necesidades de las casas de los españoles y conventos, dando origen a los primeros gremios de zapateros, carpinteros, pirotécnicos, albañiles etc.

La traza prehispánica respondía al sistema de acequias y caminos que estructuraban las áreas de siembra; no tuvo un carácter de planificación por su carácter rural. Con la presencia española se introducirá elementos de impacto urbano coma la ermita-capilla, nuevo hito del cristianismo; el atrio sitio de reunión para la evangelización; las defensas del cauce del río la localización del molinos, centros de producción y transformación.

Durante el siglo XVI, la ciudad de Arequipa, experimenta ya una distinción entre centro y periferie, donde ésta última se consolida antes que la ciudad española, por ser formaciones de poblados indígenas pre-existentes, lo que origina dos tipos de asentamientos marginales: aquellos que se comportan como una estructura autónoma pero anexas al sistema urbano hispánico (como el caso de Yanahuara y Cayma) que recién se incorporaron en forma efectiva en el siglo XX; y la otra que se funde como un barrio más de la ciudad a la cual se le asigna parroquias y otros servicios, como es el caso del “Barrio Indígena de San Lázaro.

En la Rebelión de Túpac Amaru en 1780, sus pobladores jugaron un papel importante en la difusión de los pasquines, en la toma de aduana y del corregidor, haciendo sentir su malestar ante las autoridades hispanas. En la Revolución de los hermanos Angulo y Mateo Pumacahua en 1814 y 1815 tomaron parte del cabildo. Para el siglo XVIII, con el proceso de expansión de la ciudad, se empieza a desbordar el damero fundacional, anexando sin solución de continuidad, la zonas de San Lázaro, Santa Marta y la pampa de Miraflores.

Para fines del siglo XIX, se prolonga la calle Jerusalén con el nombre de la “Faltriquera del Diablo” – según el plano de la época- sufriendo con ello una primera fragmentación urbana. En general, durante el transcurso del siglo XX, mantiene su trazado urbano, pero en cambio fué modificando sus características pueblerinas – rurales por un aspecto más urbano, que se consolidaría con la construcción de la avenida Juan de La torre en la década de los 70s, que integraría plenamente al barrio a la dinámica metropolitana de la ciudad, a costa de una segunda fragmentación parcial, pues su construcción, desarticuló a la plaza e iglesia del conjunto urbano. Fue declarado Ambiente Urbano Monumental el 28 de diciembre de 1972 por el INC.

El barrio de San Lázaro, es el más antigüo de Arequipa y el más original en términos de su configuración urbana y características arquitectónicas; contiene en su margen derecha, la parte más antigüa, el asiento de los primeros poblados andinos e hispanos que iniciaron la evangelización en una humilde ermita. Allí también se establecieron los primeros molinos de trigo de la ciudad, que servía para el pan, el guiñapo.

Quedan como testimonio urbano importante los callejones tortuosos de Ripacha, Violín, Cristales, Combate Naval, Bayoneta, Desaguadero y Tejada. La riqueza histórica, tradicional y costumbrista, lo convierten en una reliquia arequipeña, en el que aun mantiene su carácter vivencial de barrio y de vida familiar.

Fuente: elmisti.pe