Los primeros tiempos del hospital Goyeneche de Arequipa

0
630

Los primeros tiempos del hospital Goyeneche

El hospital Goyeneche cumplió 100 años. Este hito obliga a hacer un repaso de su historia y sus mejores momentos como el centro médico de referencia del sur. Pero sobre todo rendir homenaje a su mentor, monseñor José Goyeneche, arzobispo de Lima, cuya herencia permitió su construcción, así como a las primeras administradoras: las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl.

El investigador y docente de historia, Mario Rommel Arce, destaca que el nosocomio fue en su época “un hospital modelo”, por su arquitectura, logística, la forma como estaba administrado y la cobertura que brindaba a la población más pobre, así como lo fue en su momento en el siglo XIX el hospital San Juan de Dios, que estuvo ubicado entre las calles San Juan de Dios y Deán Valdivia. Otro establecimiento modelo para el sur fue la cárcel de Siglo XX. Ambos cumplieron su ciclo.

Esto mismo habría ocurrido con el hospital Goyeneche, que actualmente tiene grandes carencias económicas, según refiere su director Néstor Talavera. Acota que debido a la antigüedad de los edificios y que son monumento histórico, no pueden hacerse cualquier tipo de refacción o remodelación.

Sor Pilar Caycho, superiora de la congregación hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl, recuerda bien los primeros tiempos. Ella fue quien creó el Departamento de Enfermería del hospital Goyeneche en 1967, cuando tenía 24 años.

En esos primeros años trabajaron en el Goyeneche 15 hermanas de esta congregación, quienes eran una suerte de supervisoras, que además ponían “orden y disciplina”, afirma sor Pilar. “El hospital funcionaba en armonía, todos los trabajadores éramos internos, es decir vivíamos allí. Era como una comunidad”, recuerda.

En esos primeros tiempos las Hermanas de la Caridad, quienes estudiaban enfermería, utilizaban también medicina naturista. Para los males estomacales reforzaban los tratamientos con “mates”, los procesos bronquiales con recetas caseras basadas en miel y limón. Una jaqueca era curada con rodajas de papa, recuerda sor Pilar Caycho. Eran otros tiempos.

Añade que en los primeros años del Goyeneche también sufrieron una gran estrechez económica, porque la Beneficencia Pública solo invertía por enfermo el equivalente a 10 céntimos de sol. El resto fue subvencionado varios años por Sor María Duribreu, una religiosa francesa de esa congregación de buena posición económica.

La caridad fue entonces la principal fuente de ingreso de ese hospital de una sola planta, que al ser inaugurado tenía dos servicios de medicina, uno para mujeres y otro para hombres, uno de cirugía y una clínica para pagantes. Además una sección para militares. Poco a poco fue creciendo hasta tomar las dimensiones que hoy conocemos.

El sábado pasado se conmemoró los 100 años de fundación del hospital Goyeneche. Con la presencia del ministro de Salud se llevó a cabo una sesión solemne. El director del nosocomio, Néstor Talavera, observó que necesitaba 25 millones de soles para modernizarlo.

Fuente: La Republica