Mariano Melgar, el fabulista en verso

0
803

Marianao MelgarElegías, epigramas, epístolas, odas, sonetos, yaravíes y fábulas en verso son composiciones poéticas trabajadas por Mariano Lorenzo Melgar Valdivieso (1790 – 1815), poeta conocido por Oda Al Autor del mar, Marcha Patriótica, Soneto A Silvia, Elegía III y Yaravíes.

Pero, ¿qué del resto de la producción?, ¿qué se sabe de ello?, ¿cuán asequibles son al lector? Podrían ser algunas interrogantes sueltas y que llaman a dar cuenta del poco interés que mostramos al conocer y leer la producción de los escritores regionales.

La obra de Melgar se encuentra en la recopilación de la Academia Peruana de la Lengua (1971), titulada “Poesía Completa de Mariano Melgar”, reeditada en 2012 por el Gobierno Regional de Arequipa.

Son innumerables las websites con las composiciones del vate. Sin embargo, muchos aún no leen una epístola, ni mucho menos una fábula melgariana.

Hace poco, la fábula en verso La ballena y el lobo de Mariano Melgar era de interés de estudiantes preuniveristarios agustinos, debido a que formaba parte del temario de estudio.

Las fábulas del vate arequipeño son parte de esas composiciones olvidadas y menos leídas. Sin embargo, muestran al revolucionario, sensitivo y religioso Melgar.

Escritor neoclásico y prerromántico. Influenciado por la glosa de Virgilio, Horacio y Ovidio, escritores latinos. También presente Esopo, autor que sirvió de referencia al dramaturgo griego Sófocles.

Pero, ¿qué se debe entender por fábula? Es una narración literaria, generalmente en verso, cuyos personajes son animales a los cuales se hace hablar y obrar como personas para que al final se deduzca una enseñanza práctica. Presentan ironía y sarcasmo frente a las denuncias de temple político, religioso y amoroso.

En la fábula “El cantero y el asno” el escritor principia: “Nos dicen los criollos que es incapaz el indio, yo voy a contestarles con el siguiente cuentito. El cantero que representa al criollo golpea e insulta de manera insistente al asno, el cual representa al indio. Tras el abuso, cansado el animal habla y responde tranquilo: su poca resistencia para el trabajo se debe a la falta de comida y descanso; en caso que se le dieran ambas el cantero no tendría queja”. Melgar termina la fábula anotando “Un indio, si pudiera, ¿no dijera lo mismo?”.

DOS ASES. En la fábula El murciélago, el pequeño animal se encuentra en medio de la guerra entre aves y cuadrúpedos. Para salvar su vida debe aliarse a cualquiera de los dos bandos. El animal necio, como lo llama el fabulista, se une al partido que va ganando pero cuando ve cerca la derrota cambia de bando.

Al final el abatido es el murciélago. Melgar escribe, “Tal es el destino de aquellos cobardes que por ir seguros juegan a dos ases”. En la última estrofa menciona a los tiranos y patriotas.

Como se sabe, el contexto sociocultural en el que vivió Mariano Melgar, fue la lucha por la Independencia y cuando habla de tiranos hace referencia a los Realistas (españoles). La producción de nuestro laureado escritor debe cumplir la función para lo que fue pensada y escrita: ser leída.

Fuente : El Pueblo