Leyendas arequipeñas de terror para noche de brujas

0
680
Leyendas arequipeñas de terror para noche de brujas

Leyendas arequipeñas de terror para noche de brujas

La Ciudad Blanca tiene sus propias historias macabras. Fantasmas, curas y novias sin cabeza, el hijo de diablo, duendes, brujas, entre otros personajes forman parte en la mente de la población. ¿Puede hoy por ser Halloween el día preciso para que hagan sus apariciones?

La noche de brujas o Halloween no es una tradición antigua en Arequipa. Cuenta el historiador, Juan Guillermo Carpio Muñoz, que un día como hoy, 31 de octubre, anteriormente se daban inicios a los bautizos de guaguas.

Ni tampoco el día de la música criolla se conmemoraba. Fue recién en los años 60’s del siglo XX, que empezó a tener vigencia la celebridad de la canción peruana, especialmente, en algunas picanterías. Con el tiempo, hace desde 1980, apareció Halloween en la Ciudad Blanca para tomar fuerza y desplazar a las demás festividades.

Lo que siempre existieron fueron las leyendas arequipeñas que a más de uno no le permitió dormir tranquilo, por el temor. He aquí las más conocidas que fueron recopiladas por el cuentista, Pablo Nicoli Segura:

DEBAJO DEL PUENTE

El puente Juan Pablo II, que antes era conocido como “El Puente del Diablo” tiene su leyenda. Cuentan que existió por esta zona (al final de avenida Ejército con Cerro Colorado), una picantera que tenía una bella joven que atraía a los clientes. La joven salió embarazada, siendo obligada por su jefa a abortar. El feto fue tirado en el puente.

Años después cuando la dama era adulta, pasó por esta zona y escuchó llantos de un bebé. Bajó por la torrentera y recogió al nene, cubriéndolo con una manta. El llanto se convirtió en gruñidos y la criatura arañó a la muchacha, quien retornó al puente y arrojó al niño. Era el hijo del Diablo.

Otro famoso viaducto por un acto sobrenatural es el Puente Bolognesi. Se cuenta que en temporada de lluvias aparecía sobre una roca una mujer con cola de pez, muy hermosa, a tal punto que engatusaba a los varones que la oían cantar hasta el punto de obligarlos a saltar desde el puente y llevarlos a sus dominios. La sirena también aparecía en el puente de Fierro.

FANTASMAS

Otras historias tienen que ver con apariciones, como el de la novia sin cabeza. Relataban que una dama vestida de novia sufrió un accidente el día de su matrimonio. Tras su muerte solía aparecerse deambulando sin cráneo por las calles, asustando a quienes salían de noche.

Si hay novias también tiene que haber curas sin cabeza. Cuentan que un fraile franciscano se aparecía por la Catedral vestido en un hábito. Los que lo vieron notaron en lugar de cabeza solo veían algo oscuro. El alma salía a las 12 campanadas de la noche en busca de su cabeza decapitada.

La historia de Mónica todo arequipeño conoce. Una muchacha que se le aparece a un varón en una fiesta, quien caballeroso la acompaña hasta su vivienda y debido a que la joven tenía frió aquella madrugada le presta su casaca.

Al día siguiente, cuando acude a la vivienda de la joven a reclamar su casaca, le cuentan que Mónica habría fallecido hacía mucho y que era improbable que él hubiese salido con ella la noche anterior.

Para que se cerciore, acudieron a La Apacheta hasta su tumba, donde colgaba la casaca ensangrentada. El joven enloqueció y terminó suicidándose.

DUENDES Y DIABLOS

Los abuelitos afirman que en casa con higueras habitan duendes, cuyo origen lo relacionan con niños que mueren sin ser bautizados o fetos abortados. Narran que estos pequeños hombrecillos barbudos solo son visibles para los niños puros.

En la Catedral existe un diablo sometido debajo de una columna, que también tiene su leyenda. Dicen que hubo quienes testificaron que vieron moverse a este tallado.

Estas son algunas de las historias más resaltantes que a lo largo de los años aún permanecen perennes. Como lo dijo Nicoli Segura, muchas de estas leyendas urbanas también se replican en otrospaíses con sus propias adaptaciones. Así que quizás hoy en noche de brujas (como las de Huaranguillo), uno se tope con algo sobrenatural y cuente una nueva historia.

Fuente: El Pueblo