El indio dormido del volcán Pichu Pichu de Arequipa

0
274

El indio dormido del volcán Pichu Pichu de Arequipa

El Pichu Pichu es uno de los tres volcanes que custodian la ciudad de Arequipa, está ubicado a 32 kilómetros al este de la Ciudad Blanca y su forma caprichosa permite que pobladores y turistas observen al “Indio dormido”.

El volcán Pichu Pichu esta formado por siete cumbres y la más alta es el Coronado que tiene una altitud de 5 mil 650 metros sobre el nivel del mar y su zona más accesible llega a los 5 mil 515 metros sobre el nivel del mar.

Las cumbres de este volcán llegan a formar la figura de una persona de perfil que está echada de espaldas y puede ser observada desde diversos puntos de la ciudad, figura que forma parte de una leyenda que los arequipeños conocen como el “Indio dormido”.

El escritor Pablo Nicoli Segura en sus escritos cuenta que el mito del “Indio dormido” se inició en un pasado remoto, donde el apu Pichu Pichu se enamoró de su vecina (el volcán Chachani) y que los dioses no vieron con buenos ojos esta relación, decidiendo levantar un guardián en medio de los amantes y así nació el Misti.

Fue así que el Pichu Pichu renegó y blasfemó contra los dioses que alumbran el cielo de día y de noche, por lo que la Pachamama se vengó y el cielo se abrió en turbias cataratas, de manera que el Apu varón, poseído por el miedo, cayó de espalda sobre la cumbre más alta y quedó convertido en piedra y dormido hasta el final de los tiempos.

En lo más alto del volcán Pichu Pichu aún se puede encontrar una plataforma inca, donde se realizaban ceremonias de ofrendas a los dioses.

En este volcán tutelar de la Ciudad Blanca se hallaron tres momias en buen estado de conservación, una de ellas se encuentra en el museo arqueológico José María Morante de la Universidad Nacional de San Agustín, llamada la momia del Pichu Pichu.

Asimismo, el museo Santuarios Andinos de la Universidad Católica de Santa María guarda dos cuerpos congelados, la momia Urpicha, llamada así porque en su pecho se encontró un pequeño cono de oro, muy similar a una paloma y una momia que aún no tiene nombre, ambas no son exhibidas al público.

Fuente : RPP