Descubriendo al Banco de Arequipa

0
6315

Descubriendo al Banco de Arequipa

Investigar la historia del Banco de Arequipa me ha permitido descubrir lo bien que fue manejado por sus gerentes y directores, la unión y regionalismo de un pueblo que con gran amor a su región les permitió abarcar toda la zona sur del Perú en el siglo XIX, pero por sobre todo me permitió descubrir aun mas una ciudad hermosa que guarda hasta el día de hoy un tesoro numismático y arquitectónico, que nos transporta a los días de existencia de este banco y que forman parte de la historia de la ciudad de Arequipa.

El Banco de Arequipa se fundo gracias a la idea de Don Eduardo Poncignon y Don Ladislao de la Jara, que fueron sus primeros gerentes; se constituyo con un directorio presidido por Don Juan Manuel López de Romaña como Presidente, Don Juan Mariano de Goyeneche y Gamio como Vicepresidente y como directores Don Diego Butron y Rivero, Don Manuel Gregorio de Castresana, Don Alfonso Francoise, Don Wenceslao Santisteban, Don Enrique Marcó del Pont y Don Ezequiel Rey de Castro.

Los primeros días del mes de junio de 1871 se funda en la ciudad de Arequipa como Sociedad Anónima y creada como banco de emisión, deposito y descuento con un capital originario de 500 mil soles para 1871, aumentando para ese mismo año su capital a 1´000,000 soles, dividido en 100 acciones de 10,000 Soles cada una.

El Banco de Arequipa estuvo ubicado provisionalmente en la casa de Don Eduardo Poncignon en 1871, mientras realizaban los arreglos definitivos en el nuevo local designado para las oficinas del banco que estaría ubicado en la calle La Merced Nro. 10, local de propiedad de Don Enrique Marcó del Pont; el Banco de Arequipa recién pudo abrir sus puertas al público el día 1ro. de Julio de 1872, teniendo muy buena aceptación al iniciar sus operaciones en su nuevo local.

La libertad de emisión de la época le permitió emitir sus propios billetes por lo que utilizó prestigiosas compañías de impresión, como la Compañía Nacional de Billetes de Banco de New York y la empresa Litográfica de Don Eugenio Abele y Cia. de Lima, para la emisión de sus billetes de las denominaciones de 40 centavos, 1 Sol, 2, 5, 10, 20, 50, 100 y 500 Soles impresos por la Cía. Nacional de Billetes de Banco de New York, los cuales gozaron de gran aceptación por la sociedad arequipeña, así como la Caja Fiscal de Arequipa que le dio su apoyo absteniéndose de recibir billetes bancarios capitalinos, demostrando así el gran regionalismo arequipeño desde esas épocas, para 1876 imprimió los billetes fraccionarios de 20 y 40 centavos por la empresa Litográfica de Don Eugenio Abele y Cia. de Lima, los cuales salieron a circulación a pedido de la Municipalidad Provincial de Arequipa en el año 1880.

El Banco de Arequipa utilizo en sus billetes viñetas creadas por la National Bank Note Co. de New York, muchas de ellas representaban personajes y momentos cotidianos de aquella época, pero fue uno de los primeros bancos de emisión en crear su propia viñeta que representaba cada hecho sucedido en Arequipa por esos días.

Cabe recordar que Arequipa vivía un gran auge económico y cultural, por lo que muchos hechos importantes fueron registrados en la viñeta principal que se utilizo para los billetes de este banco, como la llegada del tren, su pujante agricultura, la ciudad creciente, el nuevo banco, la riqueza de sus frutos y el volcán imponente.

En todos sus billetes se represento a Ceres diosa de la agricultura, las cosechas y la fecundidad, graficado por una dama sentada, con la mirada lánguida, lleva un peinado en forma de una corona de espigas de trigo, tiene unos pechos grandes y porta un haz de espigas en la mano derecha su túnica le llega hasta los pies, lleva un velo hacia atrás. A sus pies un cuerno de la abundancia con frutas, lleva una hoz en la mano derecha y una espiga de trigo en la izquierda, al pie mazorcas de maíz; apoyada a una caja fuerte la cual que lleva el escudo de la ciudad de Arequipa, al lado izquierdo hombres trabajando en un campo de maíz; al lado derecho tren a vapor cruzando el puente de piedra de Uchumayo, postes de telégrafo y una zabila junto a la caja fuerte. Al centro el fondo la ciudad, el puente de piedra, el Río Chili y el Volcán Misti.

Este banco creció tanto que tuvo sucursales en Cuzco y Puno, extendiendo sus actividades a ciudades como Lima, Tacna, Arica, Valparaíso, Londres y New York, lamentablemente la llegada de la guerra con Chile en 1879 vino a frenar ese auge y crecimiento económico, cabe destacar que la 2.ª División del Ejército de Reserva de Arequipa estuvo conformada por los propietarios y empleados del Banco de Arequipa y contribuyo con un pago mensual durante un año de S/.1,000.00 Soles para apoyar las tropas.

El 24 de agosto de 1882, el Banco de Arequipa entra en liquidación según un aviso publicado en el periódico la Bolsa, sabemos que el banco fue liquidado a fines de octubre de 1882, llegando así a su cierre definitivo.

Es así como termina la historia del Banco de Arequipa, que marco un hito en la numismática peruana, dejando una huella imborrable en las mentes del pueblo de Arequipa, acentuando aun más su espíritu regionalista y pujante.

Fuente : connuestroperu.com