Arequipa y Sus Playas Poco Conocidas

0
5795

 Arequipa y sus playas poco conocidas

Arequipa es conocida por dos destinos turísticos: Santa Catalina y el Cañón del Colca. Pero pocos conocen que tiene la mayor extensión de litoral del país. Con 528 kilómetros posee excelentes condiciones para ser líder como destino de playas.

En el litoral arequipeño hay balnearios que parecen sacados de una postal. Arena blanca y mar turquesa, pequeños islotes con comunidades de lobos marinos, pingüinos y muchas aves, además de pueblos con mucha historia.

Por ello, las tres provincias costeras: Caravelí, Camaná e Islay, se unieron para promocionar sus playas. El proyecto se llama Inka Sur y busca consolidar este circuito en el mapa turístico nacional. A continuación les detallaremos sobre destinos no conocidos de nuestra costa.

EL TRANQUILO CARAVELÍ

La costa de Caravelí tiene tres virtudes: tranquilidad, aventura y vestigio incaico.

El coordinador del proyecto Playas Inka Sur de Caravelí, Mario Antonio Casas Berdejo, apuesta por el potencial de Lomas. En este distrito, declarado como tal en 1935, se encuentra “Playa Mansa”. Su nombre la describe a la perfección. Una península cercana evita que tenga olas.

Para llegar a Lomas se debe abordar los buses que cubren la ruta Arequipa – Nazca – Lima y viceversa. Coordinar con el chofer para hacer una parada y disfrutar.

No muy lejos de allí, a la altura del kilómetro 539 de la carretera Panamericana Sur (CPS), en Sacaco se encuentran fósiles vertebrados de una ballena prehistórica y de otras especies. Visitarlo es obligatorio. Otro lugar con historia en Caravelí y conocido por turistas es Puerto Inka. Aquí hay un camino que data de esta cultura.

Mario Casas asegura que el camino de piedras construido hace más de cuatro siglos conduce a Ayacucho y luego a Cusco. Se cree que el Inca visitaba este puerto en verano.

El deporte de aventura también está presente. Los vientos del balneario de Tanaka hacen que sea posible la práctica de wind surf, kayak y toda clase de actividades con botes de vela. La segunda semana de febrero habrá un festival de deportes de aventura que servirá también para promocionar el corredor turístico.

El balneario de Tanaka se encuentra en el kilómetro 583 de la CPS, cerca al distrito de Yauca (conocido por sus plantaciones de olivo). Desde el paradero principal del pueblo se toman colectivos y taxis.

Tanaka toma el nombre de un pescador japonés muy querido por la población que murió ahogado. El balneario tiene varias pozas naturales formadas por peñones y rocas. El lugar es perfecto para bañarse y extraer mariscos. Si no le gusta tener a pececillos nadando cerca es mejor abstenerse.

LA OTRA CARA DE CHALA

El distrito de Chala (Caravelí) se hizo conocido por las protestas de los mineros informales, quienes invadieron casi todo el distrito. Pero la zona tiene otra cara: sus playas.

Hablamos de playa Grande y Chica. Ambas tienen aguas tranquilas. Parecen una taza de té. No hay olas ni corrientes.Es sin duda un buen lugar para pasar el verano. El desorden de la minería no se percibe cerca al mar. En Chala hay todos los servicios, un hotel de turistas y decenas de hospedajes. Los buses que cubren la ruta Arequipa – Lima y viceversa hacen un alto obligatoriamente.

PIRATAS Y CORSARIOS

Si Caravelí tiene magia en sus destinos, la provincia de Camaná tiene historias increíbles. Los pobladores de Quilca, ubicada al sur de la capital de la provincia, cuentan que hace siglos la zona era puerto de piratas. En una pampa cerca a la caleta San José (albergue turístico a una hora y media en bota de Quilca) hay un ancla gigante varada. La estructura tiene más de 200 años de antigüedad. Leyendas urbanas señalan que en las cuevas cercanas hay tesoros escondidos.

Bruno Negrini, gestor turístico de la zona, cuenta que Quilca fue dominada por el pirata Grake en el siglo XVIII. Asegura que durante la guerra con Chile, Miguel Grau ancló frente a la caleta de Quilca logrando burlar la persecución de los chilenos. En este pueblo los marinos peruanos recuperaban fuerzas. En castigo al apoyo prestado los chilenos quemaron todas las casas.

El pueblo se volvió a levantar. Ahora hay un museo donde se exhiben los uniformes de los soldados peruanos y chilenos, así como artículos de la época; asimismo, la momia de un conde español. Este cadáver fue hallado en el 2001 debajo de la iglesia principal del poblado. El ingreso al museo es libre. La atención es de 8.00 a 15.00 horas.

Los colectivos y buses que van a Quilca, salen de la parte de atrás del mercado Don Alberto, el número dos de la ciudad de Camaná. El pasaje cuesta entre 7 y 12 soles. El trayecto dura 40 minutos; antes era una hora.

En el camino aparecen playitas y bahías desiertas, excepto por un restaurante que funciona todo el año. En las dunas del costado se observan unas manchas blancas de residuo volcánico antiguo. En la zona las llaman ceniceros.

El experto recomienda para este verano: La Sorda, La Pedregosa y La Miel. La primera es tan tranquila (sin olas) que los lugareños optaron por ponerle ese nombre.

La Pedregosa tiene arena gruesa, pero es ideal para acampar. La playa La Miel es preferida por turistas que gustan de acampar cualquier mes del año, aquí se ubica el restaurante que mencionamos. En los arenales contiguos hay restos incas, que recomendamos no tocar para su conservación.

SAN ISIDRO Y LA CALETA

Bruno Negrini recomienda otros dos destinos nuevos en Camaná, ambos hacia el norte.
El primero es la playa San Isidro, más conocida como La Bomba. Pertenece al distrito de Mariscal Cáceres. Este año su alcalde, José Mamani, copió la idea de “Los Playazos” de la Punta (conciertos) y organizará “Los Bombazos” durante los fines de semanas.

La característica de La Bomba es su arena gruesa y la ausencia de olas grandes y pozas que puedan hacer tropezar al bañista. Cerca al mar hay una laguna natural donde se bañan los niños. Para llegar a este lugar se debe tomar una combi en el mercado Central de Camaná. El pasaje cuesta S/. 1.50.

Otro destino interesante es la caleta del Inca, una pequeña playita con aguas mansas ubicada a diez minutos de Ocoña. No hay combis para este destino; se debe llegar en camioneta 4×4. Es ideal para bañarse y acampar. Desde enero se instalan chocitas que funcionan como restaurantes.

LAS LAGUNAS DE ISLAY

En la provincia de Islay hay importantes balnearios. Los más conocidos son la primera, segunda y tercera playa de Mollendo, así como Mejía, lugar preferido por familias arequipeñas pudientes. En febrero los veraneantes realizan un carnaval con música y bastante pintura.

Para el periodista Rafo León, en su guía de la región Arequipa, es altamente recomendable para los turistas nacionales visitar el Santuario Nacional Lagunas de Mejía, situado a pocos kilómetros del balneario. Allí el viajero encontrará vegetación de playa marina, mucha flora y fauna.

Ya lo sabe: diversos destinos turísticos para estos meses de verano.

Fuente : La Republica