Arequipa es segunda en el mundo en buen clima

0
323

Arequipa es segunda en el mundo en buen clima

La Organización Meteorológica Mundial (OMM), con sede en Estados Unidos ha señalado a Arequipa como lugar de vida placentera por su buen clima, solo superado, según la investigación por la norteamericana California.

Lo que la OMM, precisa hoy, en base a la altura, temperatura, horas de sol, sequedad, vientos suaves, cielo limpio, no extremos fríos ni calurosos, etc., no resulta ser una novedad para los peruanos que aquí viven, o para los extranjeros que nos visitan.  

Por algo, se dice que Arequipa es ciudad de eterna primavera, lugar ideal para la convalecencia de enfermos de males como la Tuberculosis o el asma, y hasta hace pocos años de menor contaminación ambiental que otros poblados de este país o de sus vecinos.

Es verdad, que muchas de las ventajas de los tiempos idos, se han perdido, pero no por cambio de la naturaleza sino por equivocadas acciones del hombre y también por el descuido de las autoridades llamadas a defender las ideales condiciones de este pedazo del mundo.

Si a pesar de lo escrito, Arequipa es segunda en buen clima en todo el mundo, hay que imaginarse que ocuparíamos el primer lugar bastante siglos antes del actual.

El crecimiento y desarrollo, en el que Arequipa es estimada como el quinto lugar más atractivo en América Latina para hacer inversiones, tiene como agregado un buen clima  y la satisfacción casi inmediata, de los servicios indispensables como agua, desagüe, luz, comunicaciones, asistencia médica, centros comerciales y lugar base de las comunicaciones por vía aérea y terrestre.

De todas maneras, la revelación hecha por la Organización Norteamericana nos ayudará en el afán de dar más empleo y atraer turistas. El clima es, en muchos casos, un factor determinante para inversiones en productos susceptibles de dañarse en otras condiciones y como puerta de salida al pacífico para contactarse con Oriente y solución para la exportación de la mediterránea Bolivia y del sur de Brasil; se puede pensar en que seremos preferidos por aquel que quiera disfrutar de las bondades de sol en todo el año y de la facilidad de cambiar de clima o de atemperarla con solo cruzar de una vereda a la otra.

Fuente : El Pueblo