Acuarela Arequipeña

0
1013

ACUARELA AREQUIPEÑA

acuarela arequipeñaLa magia del agua y el color, antigua como las primeras manifestaciones pictóricas del hombre, tiene en Arequipa, un espacio geográfico y cultural sumamente favorable, lo que ha permitido configurar con el esfuerzo de varias generaciones de acuarelistas, lo que hoy se conoce como la ACUARELA AREQUIPEÑA, denominación que contiene en sí, no la tipificación de una corriente pictórica, tampoco representa a un conjunto de características formales y técnicas que une a un numeroso grupo de acuarelistas, más bien; LA ACUARELA AREQUIPEÑA, denota nominalmente la proyección sostenida que esta técnica pictórica tiene desde Arequipa, afirmada en el medio nacional, ya conocida en el contexto Americano y en pleno esfuerzo para lograr un espacio preferencial en el contexto de la plástica mundial, lo cual; será posible en al medida en que conservando las peculiaridades plásticas de la acuarela, se dé un replanteamiento formal y conceptual a partir de las nuevas generaciones de acuarelistas, y así también decididamente, los organismos estatales centrales y regionales, así como el apoyo siempre necesario del sector privado…

Los artistas viajeros, venidos de Europa, antes y después de la Independencia del Perú, fueron quienes afirmaron el uso de la acuarela en nuestro medio, resalta entre todos ellos, el alemán Johann Moritz Rugendas (1802 – 1858) quien describió mediante dibujos y magistrales acuarelas, la imagen de Lima y el Sur del Perú entre 1842 y 1845. Sin embargo, es justo reconocer e Pancho Fierro (1809 – 1879), al primer acuarelista del Perú Republicano, por el valor documental de sus testimonios plásticos sobre la confrontación, convivencia e integración de las diversas clases sociales de Lima desde las primeras décadas de la República hasta antes de la guerra con Chile…

Carlos Baca Flor (1867 – 1941) Fue el primer director de la Academia de Arte del Centro Artístico de Arequipa (1890). Había estudiado con Fortuny como condiscípulo en España e Italia y desarrolló un estilo de acuarela muy semejante al de él. Don José G. Álvarez, cuenta en sus escritos que Cevallos trajo de Europa, entre otras cosas, trabajos originales de Fortuna, de Wateau, grabados de Rembrandt, Durero, etc., objetos de Arte que lucían en su taller de la calle Jerusalén Nº36. Cevallos fue un acuarelista de gran oficio. He tenido al suerte de apreciar algunas de sus composiciones. Discípulos suyos fueron Antonio Guzmán, Luis de la Cuba, Maximiliano Delgado, José G. Álvarez, Carlos Paz de Novoa, entre otros, todos los que conocieron y pintaron a la acuarela. Pero sobre todo crearon una especie de Mito por esta técnica. Mito que tomaría forma real en las manos del gran Vinatea. El centro artístico siempre contó con un entusiasmo contagiante emanado principalmente de don José G. Álvarez , Don Emilio Díaz y Don José Luis Villanueva. En 1915 se hace mención de los materiales muebles que tenía el “Centro” en el Colegio Independencia (en el que estudiaba Vinatea), a cuyos alumnos a solicitud de su Director, se les impartía enseñanza artística gratuita por parte del Centro Artístico. Trabajos a la Acuarela se exhibieron con gran propaganda en Arequipa desde 1890, en exposiciones anuales. Así mismo en los concursos artísticos que se convocaban se diferenciaba, en lo tocante a pintura, siempre entre Óleo y Acuarela fundamentalmente como técnicas artísticas más conocidas y practicadas”

También en el catálogo editado por la Telefónica del Perú sobre Jorge Vinatea Reynoso, aparece lo siguiente: “En 1917 el Centro Artístico promovió un concurso de Acuarela en el que resultaron ganadores los jóvenes Manuel Domingo Pantigoso y Jorge Vinatea Reynoso. Al mismo año Teófilo Castillo estuvo en Arequipa y dio cuenta a sus lectores de otra exposición artística, en la que destacaba las acuarelas presentadas por Casimiro Cuadros y por varios alumnos de Pantigoso”. Podemos inferir de lo citado anteriormente, que ya en las primeras décadas del siglo XX, en Arequipa había un significativo número de pintores que trabajaban a la acuarela, los cuales por efecto multiplicador generaron década, pintores a la acuarela hasta llegar ha configurar lo que conocemos como Acuarela Arequipeña.

acuarela arequipeñaJorge Vinatea Reynoso , (1900 – 1931) el más destaco pintor del siglo XX, tuvo en la acuarela un medio de expresión plástica de especial predilección, sobre este aspecto, Jardiel Luque se refiere: “Ha habido en Arequipa grandes acuarelistas, pero definir y expresar con palabras la acuarela de Vinatea se nos hace difícil. Hay en ella una gran dosis de gracia; sobre todo, agilidad, ligereza, frescura y dominio realmente extraordinarios. Unido esta a la calidad estructural de su dibujo y a la penetración de la mirada del artista logran obras comparables tal vez con las del propio Fortuny…

Teodoro Núñez Ureta (1914 – 1988) hasta ahora, el más importante muralista peruano, cuyo pleno dominio de la acuarela y la figura humana, lo llevaron a desarrollar con naturalidad su trabajo muralista al fresco. El maestro Teo, decía frecuentemente acerca de la acuarela: “La encuentro más honesta, ha sido siempre nuestra voz más amiga, especialmente por la luz; deja ver el color que hay detrás”. Pienso que Arequipa solo puede verse a través de la acuarela. Interpretó además del paisaje, las costumbres y la vida de nuestra sociedad estratificada con agudo realismo crítico.

Alejandro Nuñez Ureta (1920 – 1974) hermano de Teodoro, es el acuarelista mayor de la pintura arequipeña, el más genuino y apasionado de los acuarelistas de campo traviesa, de resolución espontánea y de sabio equilibrio Tonal. Manuel Gallegos Sanz acerca de su obra dice: “El nombre de Alejandro Núñez Ureta es evocación, conjuro , que bullen en los sentidos, que rehace brote de luz en el corazón . Y es porque fue noble, sencillo, transido de amor por la Belleza. Cuántas veces le vimos en el campo, sorprendido ante el espectáculo maravilloso del amanecer, ante el gajo en potencia, hurgando en los matorrales, atento al arrullo de las aguas o tratando de descifrar el zumbar bronco, misterioso de los insectos. Y es que fue, genuinamente, el pintor de la naturaleza. El paisaje se le metió en las retinas y en las profundidades del alma. Espíritu singular dilecto égloga, penetrante, que se proyectara en sus concepciones mediante los pinceles”.

Guillermo Mancilla Canessa (1933 – 1994) acuarelista único en el uso del color, con carga lírica y subjetiva, al punto de desafiar la armonía cuando consideraba necesario. Influyo notablemente en los acuarelistas que lo sucedieron. Entre muchos otros acuarelistas de esta generación que sobradamente merecerían ser nominados, es necesario citar a Manuel Morales Guzmán, acuarelista de prolija producción de paisajes de la campiña y arquitectura arequipeña, su obra se caracterizó por una factura limpia, ágil y natural. En las décadas del 60 y 70 y bajo de la influencia directa o indirecta, de los acuarelistas antes mencionados, aparecieron acuarelistas de mucho talento, sean estos nacidos o no en Arequipa, pero con formación plástica en el medio mistiano.

Luis Palao Berastain (1943) afamado pintor de especial significación para la pintura arequipeña y peruana, dotado de una gran técnica en la ejecución de sus acuarelas con temática realista, variada y testimonial; con un lenguaje plástico, fresco y contundente. Es el pintor que más ha influido en el desarrollo de la acuarela contemporánea y la aparición del hiperrealismo arequipeño.

Carlos Ticona Quispe (1954) heredero de la genuina tradición acuarelista de Alejandro Núñez Ureta, es uno de los referentes más sólidos de la acuarela peruana, su pintura se caracteriza por un tratamiento franco y de amplia pincelada, utilizando magistralmente el medio acuoso, sin manipulaciones innecesarias e interpretando con extraordinaria naturalidad el color y la luz. Sus acuarelas irradian la frescura del agua y la poesía que existe en la interacción del hombre con la naturaleza.

A partir de la década del 80, la Acuarela Arequipeña se consolida en el contexto nacional y eclosiona un gran número de acuarelistas, los cuales se encuentran en plena y destacada actividad proyectiva, en razón a ello; su valoración en al Historia de Acuarela Arequipeña y La Pintura Peruana, será mas definida al paso de los años.

acuarela arequipeña
acuarela arequipeña
acuarela arequipeña
acuarela arequipeña
acuarela arequipeña
acuarela arequipeña
Luis Palao Berastain
acuarela arequipeña
acuarela arequipeña
acuarela arequipeña
SHARE
Previous articlePelea de Toros
Next articleCentro Historico de Arequipa
Portal de Noticias y Actualidad de Arequipa ... Fotos - Videos - Musica - Costumbres - Comidas - Turismo - Historia - Contactos